Feeds:
Posts
Comments

Posts Tagged ‘Takashi’

My kids have loved books from the moment they were able to put their hands on them. Seeing mom and dad read all day, it’s kind of understandable. Although the youngest of both (9 months old) is still in his discovering stage (basically savoring all the flavors literature can offer), my 2 year old simply loves snuggling in my arms while I read to him. He loves books so much that along with sleeping with his huge bunny, Curious George and a small little monkey he’s had since he was 1, he has to sleep with a book. Hidden behind his door I’ve heard how he goes page by page looking at the pictures of the stories he has so many times heard and only then does he rest his head to sleep.

And the bedtime ritual has, for now, two favorites: “Goodnight Moon” and “Goodnight, Goodnight Construction Site”.

I’ll start with “Goodnight Moon”. Published in 1947 by Harper & Row, this is an all time classic. All who have read the book probably remember with warmth the famous beginning: “In the great green room there was a telephone. And a red balloon. And a picture of – …” Most nights my husband and I read it to our firstborn before he goes to bed. My husband loves the end of the book: “Goodnight noises everywhere.”  It’s easy to imagine why after a hard day at work… The entire story takes place in the great green room. Margaret Wise Brown (author) and Clement Hurd (illustrations) have the ability to get us in the mood with a simple language and plain drawings. We see the little bunny saying goodnight to the world as he knows it at the same time that he tries to postpone the inevitable: going to bed. The light in the room gets dimmer. The noises all around begin to quiet. The bunny tucks in bed as the old lady whispers “hush”. And by the last page, not only my son, but also my husband and I wish we could lay our heads on our pillows and sleep.

I admit I have only read “Goodnight Moon” and “Runaway Bunny” from Wise Brown. But according to her official Website (www.margaretwisebrown.com), although she died quite young (when she was 42) she wrote over a hundred books. I guess I’ll have to check into that. It’s sad to see that someone who wrote so many children’s books came from a broken family and that she never had any child of her own.

“Goodnight, Goodnight Construction Site” (2011) arrived at our house thanks to my husband. Just like me, he loves reading. He’s a philosopher (although he never admits it, he says he’s a philosophy teacher, but the truth is, he’s my renaissance man with a philosophical mind) and he values knowledge with humbleness and greatness (one of the many reasons why I fell in love with him). So he’s always looking into books: books about philosophy, books about Catholicism, books about motherhood and parenting, books about his numerous hobbies, literature books, books about homeschooling and, of course, books for our kids. That’s how one late night he showed me in Amazon “Goodnight, Goodnight Construction Site”. I had never heard of it. But I do know my son and have come to acknowledge the fascination he has with trucks and constructions. It was perfect. We bought it with a click. When the magic little box arrived, it was a lazy Thursday. We had been walking most of the morning with my two kids. The baby was fast asleep and the oldest was eating a cheese sandwich. When the doorbell rang I knew what was coming. So I left my son waiting and answered the door. As soon as the deliveryman was gone, I looked at my son and he looked, well, not at me precisely, but at the box. He didn’t say anything. But my guess is that he knew there was something in there for him. So I opened the box and told him “oooohhhh, look what arrived!” Immediately he saw the pictures and simply had to hold the book in his perfect little hands. Laughing with excitement he stared at the pictures and pointed at all the trucks and machinery he knows so well. Gently he padded the book with his palm indicating me that it was absolutely necessary that I read the book to him. “We’ll read it before your nap”. And we did. And we both fell in love. The drawings are beautiful and the text fits perfectly in all its rhyme. The story complements the illustrations flawlessly to the point that one can feel the atmosphere and imagine how the day comes to an end, the activities stop and the trucks relax their bodies in order to sleep. Sherri Duskey Rinker, the author, wrote an essay for Amazon. In it she explains how she has been a book lover as far as she can remember. It seems that her grandmother had a great deal to do with it. And about “Goodnight, Goodnight Construction Site”, just a few words she wrote: “Inspired by my youngest son’s tireless (literally!) obsession with trucks, I wrote Goodnight, Goodnight Construction Site in stolen moments during the workday and late at night, after the boys were tucked in.” Later on, she refers to how she got to work with Tom Lichtenheld (illustrator): “And there it was: classic, timeless and tender, with just a touch of whimsy. My crane truck, a distant, younger cousin to Mike Mulligan, perhaps? My heart melted. I was won over.

So there it was: nothing like I imagined. But it was better. I’ve come to learn that some of the best things in life–like marriage and motherhood–are like that.” Nothing more to add. Sherri Duskey Rinker has said it all.

 

Read Full Post »

Mi poeta

Vivo con un poeta que no lee ni escribe.

Vivo con un poeta que no habla.

Vivo con un poeta que le da vida a los objetos con sus manos,

y me muestra lo más puro de sus emociones con sus ojos.

Vivo con un poeta que remece al mundo con una lágrima.

Vivo con un poeta que en su silencio es fuente de inspiración.

Vivo con un poeta que con pequeños pasos me va mostrando cómo caminar con firmeza.

Vivo con un poeta que sin palabras se expresa mejor que los grandes retóricos.

Vivo con un poeta que no esconde sus emociones.

Vivo con un poeta que levanta sus manos al cielo cuando pide amor. Ríe cuando hay que reír y llora cuando su corazón lo dicta.

Vivo con un poeta que jamás ha escrito un poema pero que su vida es más profunda que cualquier poesía.

Vivo con un poeta que me enseña a vivir.

Read Full Post »

Today my husband asked my 14 month old what they were getting me for mother’s day. I’ll be honest, I don’t need anything. Just having my family is a gift that is far better than anything you could buy in a store. But I still felt an urge of proudness by the fact that here I am, happily married, with a little boy that smiles at me daily and a 32-week-old baby in uterus. Seriously, could I be any happier? Not even in my best invented fairy tales could I have imagined myself having such a fulfilling life. And yet, reality checks on me every day to wake me up and tell me this is not a fantasy. Life can actually become better than our greatest dreams.

I won’t get into the fact that unfortunately mother’s day (just like father’s day, children’s day, valentine’s day, etc.) has become a filthy commercial event in were the market massages it’s hands viciously as the money gets out of people’s pockets and enters the stores. All of the above is true. Yet, if we try to go past that nasty fact, having a day that commemorates mothers, fathers, children or love is quite noble. I love mother’s day. Always have loved it. When I was little I would eagerly expect the day to arrive because it was one of the few moments where I felt like I could make my mother feel special and loved in every possible way. Sometimes I would cut her a flower of our garden, write her a letter or scribble my first intents of poetry. I know they weren’t great monetary gifts, but they were genuine and all my heart was put into making my mother feel like she was the best mother in the world and beautiful inside out. The best part? My mother understood that and even if I gave her a white piece of paper with a couple of lines written down in a sloppy handwriting, I was giving her the most valuable gift a mother could ever get. That was all I needed. That was all she needed.

Now I think of all the precious things that make me the mother I am. I love the fact that I don’t need an alarm clock because it’s the sweet voice of my son the one that wakes me up every day. I love when I’m still not able to open my eyes and I turn in bed trying to sleep five more minutes and I feel the body of my husband lying next to me. I love going into my son’s room every morning and seeing him smile and dance in excitement as I sing him some absurd invented song. I love when I’m overwhelmed and my husband hugs me and tells me what a terrific mother I am. I love the feeling of knowing that my son can rely on his mother and his father no matter what. I love seeing my husband so happy with the family we are creating that he can picture us surrounded by children enjoying the blessing God has given us with the possibility of having kids. I love the fact that even when I’m having a terrible day I know it’s just that: a terrible day; because I have the certainty it’s something temporary. I love going to bed every night feeling my second son kicking and punching inside me. Even though sometimes I’m scared to death by the fact that soon two babies will be running around, I’m absolutely eager to meet the new boy that will join our family. For all this and much more, I’m grateful to God, to my family and to life.

To finish, you might be wondering why I’m writing all this in my blog. Well, first of all, because I’m a mother and very to proud of it. Second, because today I received the best gift my son could’ve given me. For the first time, he went to his bookshelf and, like always, started tossing all the books around. The difference was that this time he selected a Dr. Seuss book and went crawling towards me. He put it in my hand and danced and laughed by my side as I read it to him. I couldn’t have been more delighted, but he didn’t stop there. Some hours later, he repeated the same procedure and handed me another Dr. Seuss book. There it is. What greater gift could a mother like me expect? My son has proven to me that he loves books and that all those times in which I read to him doubting if he paid any attention to my words, he was actually listening to the point that he is now able to identify the two books I’ve read him more frequently. I’ll never forget that before my first son was born, I read a review about children’s books written by a mother in where she said that the greatest day was when her son handed her a book for her to read. Those words got printed in my head… and now I’m experiencing it. All I can do is thank God, my husband and sons for making me a mother. And to end it all up: Happy Mother’s Day to every single mother in the world!

*Image: Painting by Pablo Picasso, Mother and Child.

Read Full Post »

Creo que ya es obvio que, a mi ignorante manera, soy fan de la cultura japonesa. En primer lugar, una parte de mi marido viene de esos confines. Para rematarla, mi hijo y el pequeño que está pronto a nacer llevan como primer nombre uno de descendencia nipona. Hay algo fascinante y a la vez inalcanzable para los occidentales en las costumbres de estos elegantes orientales. Vamos a ver si la vida me alcanza para descubrir un poco los deleites de ese mundo. Por ahora, tomo lo que tengo a mano. En eso, cuando aún no nacía Takashi (mi primogénito) con mi marido andábamos como padres chochos en busca de infinitas opciones literarias para que nuestro pequeño tuviera a su alcance desde el día cero. Fue así como nos encontramos con Satoshi Kitamura y su libro titulado “¿Yo y mi gato?”. Todo encajó desde el comienzo: autor japonés, escribiendo libros para niños y, para colmo, los dos personajes principales eran un niño y su gato (como buena fan de lo japonés, también siento una extraña fascinación por los pequeños felinos).

No contaré la historia tras el libro porque creo que es mejor que cada uno lo lea y simplemente disfrute de la astucia y belleza de la obra. Pero no puedo dejar de comentar un poco sobre los trazos de Kitamura y la originalidad de su pluma. La historia detrás de “¿Yo y mi gato?” quizás no radique en la trama en sí. La idea ya ha sido llevada al cine y por eso no nos extraña ver que los personajes se intercambian de cuerpos. Lo excepcional está en la simpleza con que Kitamura cuenta la historia y cómo con escasas palabras nos recrea el mundo del niño transformado en gato. Los dibujos, no está de más decirlo, juegan un rol preponderante. Con ellos vamos viviendo lo escrito y nos sentimos como un felino más. Las expresiones que logra dar Kitamura a sus personajes están llenas de emociones y sentimientos al punto de darle vida propia a los hermosos dibujos plasmados en el papel.

Hace poco me enteré que Kitamura fue descubierto al azar por la editorial Random House (¿cuántos de nosotros no quisiéramos tener una historia así para contar?). Al ver los dibujos de este artista sin educación formal en el tema, le pidieron que ilustrara el libro “Fernando Furioso” de Hiawyn Oram. De ahí, sólo era cosa de tiempo para que Kitamura comenzara a ganar premios y prestigio con sus ilustraciones. Hoy no sólo escribe e ilustra cuentos para niños, también trabaja para algunos diarios japoneses, haciendo señaléticas para hospitales de niños, etc. En fin, la vida del autor da para mucho. Sólo terminaré diciendo que después de radicarse durante 20 años en Londres, en 2008 decidió volver definitivamente a Japón.

Por supuesto, no puedo dejar de mencionar, algunas de sus obras publicadas en español: “¿Yo y mi gato?”, “Gato tiene sueño”, “Perro tiene sed”, “Pablo el artista”, “¿Qué le pasa a mi cabello”, “En el desván”, “Alex quiere un dinosaurio”, “Pato está sucio”, y “Ardilla tiene hambre”

Ahora bien, para quienes vivimos en Chile, ¡Satoshi Kitamura estará visitando Santiago a fines de mayo! El Fondo de Cultura Económico (FCE) y la Universidad Finis Terrae nos deleitarán trayendo a este reconocido autor infantil. Les copio el itinerario que me ha enviado el FCE:

Miércoles 25 de mayo:
19:30 hrs. Entrevista Pública
Auditorio Fundación Telefónica
Providencia 119, Primer piso, Providencia

Jueves 26 de mayo:
19:00 hrs. Conferencia en Universidad Finis Terrae
Teatro de Casa Central
Av. Pedro de Valdivia 1509, Providencia

Viernes 27 de mayo:
18:00 hrs. Firma en Librería Gonzalo Rojas (FCE)
Paseo Bulnes 152, Santiago

Sábado 28 de mayo:
12:30 hrs. Taller para niños “¿Qué le pasa a mi cabello?”
En 25ª Feria Internacional del Libro Infantil y Juvenil
Parque Bustamante, esquina Bilbao

18:00 hrs. Firma en Librería Contrapunto
Mall Parque Arauco, Piso Diseño, Local 577 B, Las Condes

Para más información, los invito a visitar la página Web de Satoshi Kitamura en Chile: http://www.kitamuraenchile.cl/home.html

Y para quienes quieran indagar aún más, aquí está el link para la página Web (no oficial pero que sí cuenta con el apoyo del autor) de Satoshi Kitamura: http://satoshiland.com/

Read Full Post »

A J.T.K.B: por darme dos hermosos años de vuelos, juegos y amor.

Esta historia parte con un muchacho que llamaremos J. El joven vivía en un pueblo normal, con una familia normal y con una vida normal. Sin embargo, lo que él más amaba en la vida eran los libros. Sólo ellos lograban transportarlo a todas las realidades y mundos que él osara imaginar. J era un muchacho como cualquier otro, salvo, quizás, que había desarrollado una vida interior tan grande que no necesitaba de las personas. O al menos, eso parecía. Lo que nadie sabía, ni si quiera su padre y su madre, era que J era mucho más que un intelectual. Todo lo que había aprendido leyendo lo usaba como parte de un gran juego imaginario al que sólo él tenía acceso. Así, entre hojas de sabiduría, había aprendido a entretenerse solo y en silencio pues sus amigos jamás tuvieron la capacidad de entrar en sus mundos.

Un día que se parecía a cualquier otro día de invierno, J despertó sintiéndose extraño. La espalda le pesaba. Le costaba moverse y más aún levantarse de la cama. Sus manos intentaban tocar aquellas pesas que llevaba su cuerpo pero sus brazos no eran lo suficientemente largos. Luego de mucho batallar consigo mismo, tomó un espejo y se lo llevó al baño. Cuando vio su reflejo fue tal su asombro que todo su cuerpo se emblanqueció y se sintió mareado. ¡Tenía dos alas pegadas! ¿Habré muerto? ¿Seré un ángel? Se preguntaba J asustado. Pero ninguna de las dos opciones le hacían sentido. Cuando iba camino al baño su madre lo había saludado, por lo que muerto no podía estar. En cuanto a ser un ángel, bien sabía que un ser humano jamás puede transformarse en ángel porque son de naturaleza distinta. Además, sus alas eran demasiado pequeñas, creía imposible volar con ellas. Decidió vestirse rápidamente. Como de costumbre, no le dijo nada a sus padres y salió. Necesitaba caminar sin rumbo. Fue así como sus pies lo llevaron hasta la playa.

Era un día helado, nublado y sin sol. La luz era imperceptible y parecía ser de noche cuando en realidad aún no era medio día. Las olas azotaban con furia las rocas y la orilla de la playa. A J no le gustaba estar con mucha gente, por lo que no solía visitar el mar. Sin embargo, el clima amenazante se había encargado de transformar la playa en un refugio solitario ideal. Se sentó en la arena y trató vanamente de comprender qué le estaba sucediendo. Miró al cielo buscando alguna respuesta, pero no supo descifrar lo que le decían las nubes. Sus ojos, cansados, ya no querían ver nada. Su mente estaba agotada de tanto correr. Cerró los ojos y su mente se apagó entrando en un sueño profundo.

No pasó mucho tiempo cuando las primeras gotas de lluvia sobre su rostro lo despertaron. Aún medio dormido, sintió su cuerpo helado. A lo lejos escuchaba un llanto suave que se mezclaba con el retumbar del mar. Con esfuerzo abrió los ojos y vio, más cerca de lo que creía tener, la silueta de una muchacha con la mirada perdida en el horizonte. J se sentó a su lado y ambos se perdieron en las olas.

-¿Qué te sucede? – preguntó J después de un rato.

-Estoy atrapada. – respondió ella sin voltear la cabeza, como si estuviera hablando sola.

-Yo no te veo atrapada.

-Eso es porque no estás mirando bien. Las rejas que me apresan se hacen cada vez más insoportables. Ya no me queda mucha vida. Pronto moriré.

J no entendía. La miraba ahí, sentada frente al mar, sin ninguna amarra. Su cuerpo no se veía deteriorado. ¿Cómo podía estar muriendo?

-¿Hay algo que te pueda salvar? – se atrevió a preguntar J.

-La libertad. Liberar mi mente de toda amarra y dejarla volar.

-¿Volar?

-Sí, volar Que conozca otros mundos. Que lo inimaginable cobre realidad. Desprenderme del cuerpo y que mi alma me guie.

Volar…volar… sólo en esa palabra podía pensar J. Lo que S, la muchacha, necesitaba, él lo tenía. S le ayudó a entender que gracias a la libertad de su mente había obtenido un par de alas. Hasta ese momento no sabía qué hacer con ellas. Ahora podría ayudar a S y salvarla de la muerte que la acechaba. S, por su parte, podría ser parte de los mundos que J no había sido capaz de compartir con nadie más.

-Dame tu mano.

Ella obedeció sin decir nada.

-Ahora cierra los ojos y deja que te guie.

Lentamente se fueron elevando. S estaba volando. No necesitaba abrir los ojos para comprobarlo. Su alma se encargaba de hacérselo saber. Una a una fueron cayendo las costras de su corazón y su mente dejó de vagabundear por las calles del terror. ¡Finalmente entraba en nuevos y alegres horizontes! Abrió los ojos y lo miró.

-¿Cómo lo hiciste? – le preguntó S.

-Lo hicimos, querrás decir. Yo sólo tenía las alas. Fuiste tú la que supo qué hacer con ellas.

-¡Vámonos!

-¿Volando?

-Para siempre…

Read Full Post »

A mis hijos: fuente eterna de inspiración.

Era Óscar un pez feliz,

tenía al gato Neko como aprendiz.

Todo el día charlaban de la vida,

las alegrías, las tristezas y sus dormidas.

El tiempo se había encargado

de que Óscar olvidara su cruel y triste pasado.

Ya no quedaban recuerdos de Tobías, Nofré y Jeremías,

los peces malvados que lo hacían nadar de puntillas.

Óscar se movía libremente por el acuario

sin que nadie le exigiera lo contrario.

Lo que Óscar más disfrutaba

era ver al hombre de barba que comida siempre le daba.

Pero un día algo extraño sucedió,

pues el hombre con Manzano apareció.

“¿Qué hace ese caracol color amarillo

entrando en mi acuario y haciendo ruido como un grillo?”

A Óscar no le agradó Manzano

ya que comía como marrano.


Manzano lentamente se arrastraba,

y los desperdicios de Óscar devoraba.

No quería molestar al pez,

aún así, Óscar no quería ver su tez.

“Caracol Manzano, sal de aquí.

Este espacio es todo para mí.

Llévate tu caparazón amarilla

que no quiero verte ni en la orilla.

Contigo no puedo vivir,” Óscar declaró

y el pobre Manzano del susto tiritó.


El gato Neko bien conocía la historia del pez

y por eso le dijo que no fuera soez.

“Amigo Óscar, ¿acaso ya olvidaste a Tobías, Nofré y Jeremías?

Entonces, ¿por qué actúas tan mal con Manzano en estos días?

Óscar decidió hacerse el dormido,

pero las palabras de Neko no dejaban de hacerle ruido.

El pez comenzó a nadar

buscando sus pensamientos desenredar.

Finalmente vio su error

y su alma se llenó de horror.

Óscar entendió la noble labor del caracol,

quien le ayudaba a limpiar su estiércol.

Para colmo, Óscar a Manzano maltrató

y la vida le complicó.

“¡Manzano, Manzano! ¡No quiero hacerte daño!”

Gritaba Óscar desde un peldaño.


Ante esto Manzano salió

y tímidamente sus cachitos asomó.

“¡Qué bueno es tener un amigo!

¿Quieres recorrer el acuario conmigo?”

Manzano preguntó sonriendo,

a lo que ambos se fueron corriendo.


Neko que todo lo veía,

disfrutaba del momento con alegría.

Óscar y Manzano compartían

y ante la vida se reían.

Así, todo volvió a ser felicidad

gracias a una nueva amistad.

Read Full Post »

Takashi, tu que buscas conocer el mundo,

y los hombres,

ven conmigo a recorrerlo todo;

y los nombres

de los animales irás cantando;

los colores:

de sus pieles irás conociendo

las pasiones:

 

Esta es una tierra que contiene

muchas cosas increíbles,

otras algo más solemne

siempre hermosas y loables,

admirables son los hombres,

cuando buscan la verdad,

esos son los respetables,

que Dios recordará,

y en Su reino abrazará,

ya que Él, está lleno de bondad.

 

Dame tu mano, hijo mío

y juntos vamos a andar;

evitando todo lío

te invito a conocer el mar.

 

Los peces por ti esperarán

nadando bajo mar,

con sus grandes ojos te verán

y quizás te inviten a cenar.

 

Sigue nadando hacia el fondo

los corales te saludarán:

y sus colores en lo hondo

como una luz brillarán.

 

Pero no sueltes mi mano,

que te puedes extraviar,

ahora vamos hacia el llano

y comencemos a bailar.

 

Si olvidamos el coloquio

y te dejas encantar,

el canto del silencio

vas a disfrutar.

 

No le temas hoy y nunca

a la llamada soledad,

no es más que un espejismo

que opaca la claridad.

 

El Señor no te abandona

y tu bien siempre querrá,

sobre una nube celestina

hay un ángel que te guardará.

 

Pero sigamos conociendo

las maravillas del Señor;

los animales van saludando

a Takashi con una flor.

 

¿Qué piensas hijo mío

de la vida y la realidad?

¿Dime si no hay un amorío

entre el Bien y la Verdad?

 

Poco a poco irás creciendo.

Sin mí caminarás:

por eso ándame diciendo

que con fe siempre andarás.

 

No te olvides que la vida

Una bendición siempre será.

Para que no falle la memoria

recuerda este canto de mamá.

 

Y sigue celebrando

al ritmo de esta canción,

la dicha de ir cantando

por los caminos de la creación.

 

Y ahora volveremos

junto a tu papá,

que nos lleven los abejorros

volando para allá.

 

Papá te abrazará y un cuento te leerá,

luego de compartir unas palabras

las buenas noches te dará

y con los angelitos soñarás.

 

En tus inocentes sueños

El niño Jesús vendrá

Y como siempre en los juegos

Cariños te dará.

 

¡Oh Takashi si te vieras,

en tu cama descansar

sin duda entenderías

porque no te paro de amar!

 

Hijo mío que descanses,

pronto la noche pasará

y un nuevo día de fiesta

a ti te esperará.

 

*************************

 

Takashi, tu que buscas conocer el mundo,

y los hombres,

ven conmigo a recorrerlo todo:

los seres.

 

Ya que cerca de ti quiero estar,

no dudes, niño, del amor de mamá.

Mañana otra historia te voy a explicar

y bailaremos junto a papá.

 

Aunque mi hijo fue la inspiración para estas palabras, el ritmo fue sacado del poema de Rubén Darío “Margarita Debayle”.

Read Full Post »